La historia de Som de Bosc

Me llamo Blaia Morera, con mis manos he hecho estas joyas, hola y gracias por tu interés!

Vengo de trabajar de cualquier cosa que no era vocacional.
Y la creatividad siempre ha sido un "lastre" que he compaginado con mis trabajos irrelevantes. Digo "lastre" porque siempre ha sido una forma de compartir momentos conmigo misma, caros. O que no me podía permitir. También digo "lastre" porque era y es una voz realmente incallable, que me ha perseguido hasta en momentos que no podía hacerle caso.  Y que además en el proceso de mejorar en las técnicas, siempre he sentido que era en vano. Por una cuestión de poca creencia en mi misma.
Suena algo fatalista, no? Pero no puedo contarlo de otra manera.
Si que faltaria contar los miles de momentos felices que la creatividad me ha dado, pero es un discurso muy trillado hehe
En fin, que aún así, he llegado a estar en escuelas de arte y estoy orgullosa de haberlo hecho.
Dibujo artístico, cerámica y orfebrería son las disciplinas que he aprendido al lado de maestros y alumnos que han hecho posible que hoy pueda ser autodidacta con la resina, sin guías, a base de ensayo y error.
La resina la descubrí por casualidad, un día vi un imán cutre de resina que contenia conchas y arena y aluciné.
Aluciné  porque no sabía que existía un material que pudiera encapsular cualquier cosa.
Mi mente petó cables al imaginarme las infinitats posiblidades que ese material podria abarcar.
Y vi muy claramente, una colección de joyas con materia orgánica de bosque, pero muy de bosque, no con florecillas, no, sino líquenes, piñas, troncos, setas...muy de bosque. Porque llevar un colgante con una concha, ya está mas que visto. Y tampoco me identifica. 
Pero piñas!!!!! Troncos!! Uuf estaba emocionada.
Sabeis que alguna vez ya me había imaginado eso?????????? Si habria forma de hacer lo que estoy haciendo hoy!!! Pero lo más insólito era que justo, justo en ese momento, tenía tiempo libre y dinero, insólito. 
(Soy de Andorra y soy rústica, y siempre me ha gustado quedarme empanada contemplando cualquier miniatura al bosque, tenía que hacer lo que tenía en mente.)
Y me encerré unos meses en el taller a base de ensayo y error hasta tener un resultado digno. Fué obsessivo.
Y así empezó todo!
En esos meses nunca dije nada a nadie, qué estaba haciendo, y cuando ya tube una primera colección, la mostré en una feria de artesanos en Andorra.
Y la peté. Y ya voy a por el sexto año dedicandome en cuerpo y alma.
( Hago un paréntesis, me encanta esplicar que la resina es un material emergente. Aún no hay escuelas ni tutoriales por internet dónde espliquen cómo resolver los retos reales en la creación. Aún somos pocos los que nos dedicarmos de manera profesional en todo mundo y de momento parece que todos preferimos crear que enseñar. Por eso me siento orgullosa de haber conseguido entrar en las escuelas de arte, gracias a otras técnicas, gracias a la inspiración de otros alumnos como yo, y gracias a maestros maravillosos, de verdad, gracias a toda esa experiencia, he podido trasladar conociemientos a mi solitario taller)
Y aquí me encuentro creando felizmente además de haber encontrado una forma de vivir totalmente hecha para mi.
Así que esto tiene final feliz. 
Todo ese camino que creía hacer en vano, ese lastre incallable ha conseguido que yo pueda dar todo lo que puedo ofrecer, que es la cansina necesidad de nutrir la creatividad. 
Sólo espero que te guste, porque estoy donde quiero estar.
Gracias si has llegado hasta aquí
De todo corazón, un abrazo
Y me deseo muchos mas años más así de bien 
somdebosc.shop@gmail.com